Historia

En el año 1970, General Farfán era un sitio de paso para gente ecuatoriana y colombiana que se dedicaba al comercio, esta actividad se la realizaba a pié hasta llegar a Lago Agrio y desde Santa Cecilia se transportaban por el Río Conejo, afluente del río San Miguel.

Niño Saltando al río

Las primeras familias que llegaron a la parroquia General Farfán fueron las de José Díaz Sánchez, de Abraham Barbecho, de José Antonio Songor, de Segundo Córdova y de Francisco Benigno Soto y con ellos se conformó en 1973 la pre cooperativa “Centinela de la Patria”, ocupando la franja que va del pozo 19 hasta las orillas del Río Conejo, cuyo acceso era una trocha abierta en el monte.

En ese entonces, ya habían familias que vivían en la región, entre otras la de Manuel Ordóñez, José Reyes, Germán Jiménez, Pancho Gómez, Pedro Bravo, pero no en lo que hoy es el territorio que forma parte de la cabecera parroquial, sino aguas arriba o aguas abajo del Río San Miguel.

En el año 1975, los colonos fueron involucrados en un conflicto con la Conscripción Agraria Militar de las FFAA (denominada CAME 3), que quería destinar esas tierras para los conscriptos y militares retirados. Los colonos fueron desalojados reubicados en el Km 70 de la vía Lago Agrio – Tarapoa, quienes, al menor descuido, volvieron a posesionarse de sus tierras.

Entre 1975 y 1978, fueron desalojados varias veces, hasta que algunas familias decidieron reubicarse a orillas del Río San Miguel, en tierras que en año 1978 pertenecían al INCRAE (Instituto Nacional de Colonización de la Región Amazónica del Ecuador). Los colonos volvieron a ser desalojados y sus chozas y cultivos fueron destruidos.

La parroquia General Farfán, perteneció en primera instancia al cantón Aguarico, parte de la provincia del Napo. Luego pasó a formar parte del cantón Putumayo, hasta que el Municipio de Lago Agrio, cantón en el año 1978, hizo las gestiones necesarias para que forme parte de su jurisdicción.

En el año 1979, el Batallón 56 Tungurahua, ubicado en Santa Cecilia, aseguraba que este territorio era una reserva militar, por lo que no podía realizarse ninguna construcción ni implementarse cultivos. Ese mismo año, inició la apertura y lastrado de la vía hasta General Farfán, con la ayuda de la maquinaria del Municipio de Lago Agrio. Los volqueteros colocaban el lastre a la punta de la vía en construcción para acelerar los trabajos en vista de la oposición de los militares. De aquí nació el nombre de “La Punta” y Manuel Rombo, colono, militar retirado y funcionario del Municipio de Puerto El Carmen, construyó un letrero al final de la vía que decía “La Punta”.

De acuerdo a la información proporcionada por el Gobierno Parroquial, la población de General Farfán está compuesta por aproximadamente 50% de ecuatorianos y 50% de colombianos.

La fiesta parroquial se realiza el 30 de abril de cada año y constituye el aniversario de Parroquialización el cual está dedicado en honor a San Isidro, patrono del pueblo y se realiza una fiesta religiosa cada 15 de mayo.